CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOG



ESTE ES MI NUEVO SITIO,(todavía en construcción),AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA. GRACIAS.
MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG

jueves, 10 de marzo de 2011

CUANDO MUERE NUESTRA AMADA MASCOTA.Por JaneAnn Dow.-


Por JaneAnn Dow

Deseo compartir con ustedes cierta valiosa información acerca de la muerte de nuestras amadas mascotas. A lo largo de los años, he escuchado muchas historias sobre lo que sucede con el alma de un animal. No fue hasta hace muy poco que obtuve respuesta a esa pregunta y, como amo a los animales más de lo que quiero a algunas personas, la publico en mi página web.

No hace mucho llegó a mi consultorio una amiga que tenía que sacrificar a su viejo caballo. Su dolor estaba muy presente mientras nosotras le aplicábamos una serie de cristales, confiando en que el alma del animal fuese liberada lo más pronto posible.


Justamente cuando la sesión llegaba a su fin, le pedí información una vez más al Espíritu, sobre lo que ocurre con las almas de nuestros animales. Hasta ahora se me había dicho que ellas iban hacia una especie de energía o alma colectiva, pero que a algunas les era permitido permanecer cerca del plano terrenal. Esto nunca me había quedado claro. He aquí lo que recibí:


Las almas de los animales que viven en libertad y que nunca interactúan con los seres humanos van, en efecto, hacia eso que es llamado un alma de energía colectiva. La chispa de conciencia que les posibilita la vida en el planeta es atraída hacia ese reservorio de almas. Ellas nunca llegan a constituir una identidad ni una individualidad.


Los animales que denominamos nuestras mascotas se convierten en parte de nuestras vidas. Sus energías se intercambian con las nuestras y ellos pueden incorporar mucho de nosotros. ¿No han notado como algunos animales se parecen a sus dueños?


Tuve, durante once años, un caballo llamado Doc. El me ayudó a superar el terrible miedo a los caballos que sentí a lo largo de muchos años, como consecuencia de un accidente que casi que me cuesta la vida.


Construimos una relación de confianza mutua, mientras nos prometíamos, a diario, que ninguno pondría en peligro al otro. Nuestro vínculo era fuerte. Doc tuvo que retirarse para terminar sus días en el hermoso rancho de mi amigo Wade, en Tejas.


Para mí, fue una difícil decisión, facilitada por Valerie, una sanadora psíquica animal que me dijo: Doc tiene una tarea que hacer. Un mes más tarde, Wade me llamó para contarme que su padre, un hombre bastante malhumorado y dominante, estaba comenzando a ablandarse y se había vuelto gradualmente más afectuoso y compasivo. ¡Claro, esto es gracias a Doc! interrumpí abruptamente en el teléfono. ¡Doc llevaba consigo mi energía, hasta el punto de poder sanar gente, sin los cristales! Así, Doc encontró su tarea en esta vida y aún continúa sanando a esa maravillosa familia.


Hace unos pocos años, me fue obsequiada una bellísima perra Standard Poodle, llamada Madeleine. Yo la miraba fijamente a los ojos y me quedaba perpleja del poder y de la intención de su mirada, así como de su noble porte. Frecuentemente le decía: ¡Madeleine, eres tan especial! Me siento honrada de tenerte en mi vida.


No vivió mucho tiempo; cuando tenía casi tres años, se comió una planta entera de geranio, sin que yo me enterase. El mismo día, se puso mortalmente enferma y poco después supimos que no podíamos salvarla. Quedé anonadada, ¡quería que ella regresara pronto, en algún otro animal! Meses después, tuve un sueño en el que Madeleine aparecía diciendo: Mami, no sigas intentando encontrarme. No voy a volver; puedo protegerte mejor desde aquí. En aquel momento, no tuve la menor idea de lo que quiso decirme, pero hoy día lo sé.



Las almas de los animales que interactúan con los seres humanos, en forma significativa, son totalmente diferentes. Cuando mueren, sus almas se unen a las auras de sus seres humanos para acompañarlos como guías, protectores, o como espíritus amados. Mi primer pensamiento fue: ¡Debo tener una enorme protección animal! ¡Con lo que he querido a los animales toda la vida! (¡en este preciso momento tengo dos caballos, tres perros, un gato dominante y doce pájaros de variados colores y tamaños!).


Qué reconfortante es saber que el compañero que amas permanece aún contigo, aunque sea de otra manera. A menudo, veo a alguno en especial en el rabillo del ojo o lo encuentro retozando en algún sueño, sin nunca entender cómo ni por qué.


Cuando eliges un compañero animal, en un negocio de mascotas, en un corral, en una camada de cachorros o encuentras un alma perdida, la conexión no se da inmediatamente, casi nunca. Lleva tiempo que sus energías y las nuestras se armonicen y se vuelvan una.


El Espíritu utiliza a nuestros animales de compañía como una forma de estar cerca de nosotros, de protegernos o de guiarnos. ¿No te maravilla que un animal se te quede mirando fijamente a los ojos o trate de alegrarte o parezca deprimido cuándo tú lo estás? Es posible que por tu mascota pasen muchas más cosas de las que puedas percibir o comprender.



Sinceramente, espero que esta información sirva de ayuda a aquellos de ustedes que estén sufriendo por la pérdida de una mascota. Su muerte nos brinda la oportunidad de condolernos por personas fallecidas, no emparentadas, o por temas que han llegado a su fin.


Recuerdo que mientras sostenía a mi querido periquito, el Sr. Maude, y sollozaba descontroladamente, descubrí que en realidad estaba llorando por todos los niños que había ayudado a morir a lo largo de los años, durante mi primera etapa de trabajo como tanatóloga, asesorando sobre la muerte. Dios lo bendiga.


Actualmente mi vida está dirigida por una Papillon, llamada Lili. Ella observa cada uno de mis movimientos, se sienta en mis cursos sobre cristales, generalmente sobre los regazos de quienes parecen atravesar una difícil experiencia de vida. ¡Es verdaderamente mi alter ego espiritual!

Si están sufriendo por la pérdida de su mascota, intenten concentrarse en la idea de que ellos nunca los abandonarán por completo. Están todavía con ustedes, aunque no puedan verlos. Su muerte no es muy diferente de la de un miembro de la familia o de un
amigo.



A veces, sus almas regresan en otro animal. Estén atentos a esto, cuando busquen un nuevo amigo. Su corazón les avisará cuando esté cerca.


Por JaneAnn Dow

Traducción Claudia Cánepa



JaneAnn Dow, Doctora en Tanatología, es junto con su amiga Katrina Raphaell una de las especialistas más reconocidas en la terapia de sanación con cristales.


Gracias a Maria de los Angeles, por acercarme esta nota, querida amiga.