CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOG



ESTE ES MI NUEVO SITIO,(todavía en construcción),AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA. GRACIAS.
MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG

sábado, 3 de septiembre de 2011

VISITAS CON ALAS.-

Cada día, cuando estoy en mi cocina, recibo la delicada, preciosa y esperada visita de una parejita que he aprendido a apreciar. Aunque libres como el viento, todos los días --y a veces, varias veces el mismo día-- se acuerdan de hacer una paradita para saludarme y acompañarme. Por ello le estoy agradecida a su Dueño, Quien se los permite.

Lo cierto es que tengo ya casi 3 años de experimentar estos encuentros. Además de otros muchos visitantes que pululan por el área, esta parejita es la que siempre llega y se posa de forma tranquila y agradable sobre el techado de mi garaje, regalándome todo un espectáculo.

Su acicalamiento, el uno a la otra, me enseña tanto sobre su ternura y delicadeza... ¡me encanta ver cómo se tratan!

Invariablemente, me hace sentir alegre el verlas aterrizar cada día. Es evidente que ellas desconocen que hay momentos en que me encuentro muy ajetreada y acalorada, o que algunas veces me siento decaída o simplemente estoy terriblemente cansada. O quizás exhibo de momento un temperamento poco cordial. Pero así sin previo aviso me llega de repente la visita. Se ponen tan cerquita de mí, al alcance de mi mano, sin ningún temor. Y es que parecieran darse cuenta de que están seguras al otro lado de la malla de la ventana, y que yo soy la encerrada.

Me causan tanta gracia y hacen que cambie mi estado anímico en el que me encuentre. Muchas veces hasta me hacen hablarles como si fueran otro ser humano, como si pudieran entenderme. Es más, a veces me pregunto si me comprenden porque al emitirles algunos sonidos se ponen más cerquita a mi ventana, llevándome a saludarlas y hasta cantarles.

Yo creo que este es un encuentro divino y maravilloso, en verdad muy relajante y grato para mí y mi familia.

En medio de todas estas visitas, he podido comprender la profundidad de la Palabra de Dios cuando nos anima a no preocuparnos por "qué comeremos o qué vestiremos, que nos fijemos en las aves de los cielos que no siembran ni cosechan ni almacenan, sin embargo el Padre Celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho mas que ellas?" (Mateo 6:26 NVI).

La gracia del espectáculo que nos regalan nos hace ser instrumentos del Señor y recompensarlas con alpiste todas las veces que llegan. No me cabe la menor duda de que así mismo nuestro Salvador se encarga de suplirnos tan sólo porque se deleita en nuestro amor por Él. ¡Gracias a las cosas mínimas que nos enseñan tanto en la vida!

Ana de Irigoyen