CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOG



ESTE ES MI NUEVO SITIO,(todavía en construcción),AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA. GRACIAS.
MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG

martes, 2 de noviembre de 2010

DEDICADO A NUESTROS AMADOS ANIMALES




: Sermón de Navidad dedicado a los animales Mis humildes amigos, en esta Nochebuena quiero hablarles especialmente porque ahora que por todas partes del mundo los seres humanos celebramos el nacimiento del Señor, pocos se acuerdan de que ustedes fueron los más cercanos al alumbramiento de Cristo-Jesús. Que fueron testigos presenciales del momento en que el Verbo se hizo carne, derramándose eternamente su luz sobre la Tierra.

Desde la penumbra del establo, las miradas de sus grandes ojos mansos observaron tranquilos y serenos el nacimiento del Niño Dios y desde los campos vecinos llegaron muchos más de ustedes, junto con sus pastores, para rendirle un homenaje esperanzador por parte de todas las criaturas.

Fue entre ustedes, en un sencillo pesebre, donde nació Dios… Los humanos no tuvieron lugar para él, pero ustedes sí, además de humildad para recibirlo con júbilo, y a pesar de ello la humanidad los tiene relegados. Los separan de la presencia de Dios manteniéndolos si acaso, a la sombra, donde aguardan pacientemente, y desde hace muchos años, su redención. Solamente los puros de corazón les han abierto los brazos y los han recibido como hermanos en el gran reino del amor de Dios.

Por eso, mis buenos compañeros, quiero agradecerles y pedirles perdón. Agradecerles por todos los bienes que recibimos de ustedes y pedirles perdón por el daño que constantemente les causamos.

Es más, quisiera ser rey por esta noche para reunirlos a mi alrededor brindándoles lo mejor que haya, porque me siento su deudor desde el primer día de mi existencia y por toda la eternidad. ¡Qué no daría por ser mago!… aunque sea por esta noche, para llegar de un solo golpe a todas sus moradas en el bosque, aguas, cielo o bajo la tierra y de esa forma poder hablarles en sus lenguas, ofreciéndoles paz y consuelo .

Quisiera también poder cubrir con velitas el más alto de los pinos del bosque para celebrar la Navidad en compañía de todos ustedes, mis amigos olvidados, asegurándoles que llegará el día en que cansados de odiar, de acumular, de perseguir y de matar, los humanos despertemos de la pesadilla para comenzar a mirarlos con cariño y a tratarlos con ternura.

Cuando llegue ese momento, compartiremos con ustedes no sólo el pan, no sólo la Tierra, no sólo el dolor, sino también el cielo, aquel cielo que siempre soñamos, como el pie de aquella leyenda oriental que llegó al Paraíso sin el cuerpo al que perteneció, porque el hombre a quien correspondía había sido muy malo y estaba en el infierno, sólo que con ese pie le había acercado un balde con agua a un camello sediento...